¿Que son los Nuraga y que tipos existen?

Los nuragas son unas construcciones de la edad del bronce; exclusivas de la isla de Cerdeña; que fueron construidas por una civilización nurágica a la que han dado el nombre: el nurágico o Cultura nurágica. Los Nuraga tienen forma de torre troncocónica y son hechas con grandes bloques de piedra sin ningún tipo de cemento.

Se desconoce casi todo sobre su significado simbólico o sobre el estilo de vida de la sociedad que les edificar; pero podrían haber sido torres de vigilancia y centros comunales que fueron adquiriendo funciones religiosas.

El complejo (nuraga y poblado) de Su Nuraxi; a Barumini; ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tal vez te interese...

Un rasgo distintivo de los Nuragas de Cerdeña

Densidad de nuraghi / km² (hay que tener Nuragaen cuenta que: 0;1 / km² ≈ 1 nuraga cada 3;16 km 0;35 / km² ≈ 1 cada 1;7 km 0;6 / km² ≈ 1 cada 1;3 km)
Densidad de nuraghe / km² (hay que tener en cuenta que:
0;1 / km² ≈ 1 nuraga cada 3;16 km
0;35 / km² ≈ 1 cada 1;7 km
0;6 / km² ≈ 1 cada 1;3 km)

La abundancia de nuraghi en la isla de Cerdeña es impresionante. El cálculo que se puede hacer hoy en día es de unos 6.500; aunque muchos están en un grave estado de degradación y otros han ido desapareciendo lentamente.

Como muchos estaban situados en terrenos particulares cultivables; a lo largo del tiempo; los mismos propietarios agrarios les han ido deshaciendo poco a poco para aprovechar las piedras ya cortadas o; simplemente; para liberar los campos para cultivar.

Durante los últimos ciento cincuenta años; el proceso de destrucción ha sido devastador; y la creación y consolidación de la red viaria sarda ha contribuido a acelerar este proceso.

A pesar de ello; el patrimonio que queda todavía es muy importante; si bien el problema es conservarlo; debido al coste que conlleva.

Hay que decir que donde hay una gestión cooperativa por parte de personas de la localidad se consigue conservar en condiciones el patrimonio histórico y; al mismo tiempo; se crean puestos de trabajo para ofrecer un servicio público a todos los visitantes interesados ​​en el estudio del pasado humano.

Las torres nuràgiques mencionan muchas veces en la tradición literaria clásica; tanto por parte de los griegos; que los llaman tholoi y Dédale; como los romanos; que les dan el nombre de castro y spelonche.

Unos ponen más atención en la arquitectura; y los otros; en la posible función. Los griegos y los romanos admiraban las construcciones nuràgiques; los primeros decidieron que eran obra de sus héroes; los segundos los tenían cierto temor; ya que consideraban que eran fruto del trabajo de un pueblo misterioso.

Tipo de nuraga

El nuraga simple con «tholos » aparece en los alrededores del 1500 aC. La mayor parte de los nuraghi edifican con este patrón durante los tres siglos siguientes.

Entre el 1200 y el 900 aC se desarrolla el nuraga compuesto; casi siempre modificando y ampliando un nuraga simple preexistente.

En los siglos precedentes se encuentran los «protonurags» o «pseudonurags»; de los que se supone que el nuraga es una evolución.

Tienen una tipología más variada y no presentan falsas cúpulas en «tholos»; pero comparten con los nuraghi la apariencia de muelas de piedra ciclópeas con espacios interiores que transmiten una sensación de haber sido excavados.

Por su forma se han relacionado con otras construcciones megalíticas como los túmulos tipo «longbarrow» anglo-bretones; que a diferencia que los pseudonurags son monumentos funerarios; y con los talayots menorquines que sin embargo son más tardíos.

El nuraga simple

En su forma simple; denominada de torre con Tipos de nuragascúpula (o con «tholos»); el nuraga es una torre con un tronco cónico construida con técnica ciclópea: grandes bloques de piedra; de dimensión variable según su situación dentro del estructura de la torre; sin ningún tipo de vínculo como podría ser el cemento.

Se trata de una construcción de pared seca; en que los canteros de la época colocaron en disposición circular hileras de piedras; normalmente trabajadas por el hombre para facilitar su encaje dentro de la misma fila y con las de la fila inferior y superior.

Los espacios situados entre un bloque de piedra y el otro eran llenados con piedras más pequeñas trabajadas por los nurágicos para hacerlas encajar de manera perfecta para conseguir que; con el paso del tiempo; el mismo peso de las piedras superiores y laterales; así como las filtraciones de agua; compacta totalmente las diversas partes de este rompecabezas arquitectónico que es un nuraga.

A medida que la torre gana altura; las piedras se hacen más trabajadas; sobre todo en la parte superior; que es la más expuesta a la erosión atmosférica; y más pequeñas.

En el interior del nuraga; se accede normalmente por una entrada situada a menudo a ras de suelo.

No hay noticia que nunca ninguna excavación haya encontrado una puerta de entrada del nuraga y la hipótesis más generalizada entre los arqueólogos es que la puerta de entrada al nuraga era de madera y; por tanto; imposible de conservar hasta nuestros días.

Los detractores de la idea de que los nuraghi tenían una función defensiva cogen este aspecto como elemento importante para reforzar su posición.

Normalmente; la entrada nos lleva a un recibidor o pasillo más o menos grande que conduce a la sala principal del nivel bajo del nuraga.

Es frecuente que haya una sala menor a ambos lados del corredor.

A menudo; en la parte izquierda de la pared; encontramos una escalera construida en el interior del muro; que entre las paredes del nuraga sube en espiral todo alrededor la cámara principal hacia los pisos superiores; hasta salir al aire libre el techo del nuraga.

Cuando el nuraga tiene más de un piso –hay puede haber dos; tres o; como máximo; cuatro; contando el nivel baix–; los superiores tienen; lógicamente; unas dimensiones más reducidas; porque la torre es de forma cónica y; por tanto; el diámetro es más reducido en la parte superior.

Adentro de una torre nuragica hay una o más cámaras superpuestas y cubiertas a veces con «tholos»; es decir con la técnica de ir subiendo la torre y en cada nuevo círculo de piedras restringiendo progresivamente el diámetro hasta llegar en la parte superior con un círculo mínimo que se cierra con una losa de piedra.

De este modo; las piedras se mantienen estables gracias a su propio peso y la presión que ejercen unas sobre otras. Se calcula que las torres más altas superaban la veintena de metros.

En muchas ocasiones las cámaras en «tholos» estaban divididas en altura para estructuras de madera; bien un piso; bien altillos laterales.

Queda evidencia en los encajes del muro donde apoyaban las vigas de madera. En el piso intermedio o los altillos se accedía bien por escaleras de madera; fijas o movibles; o por la escalera en espiral vaciada dentro del muro.

Si bien no se conservan las partes superiores de las torres; se ha hipotetizado que estuvieran cubiertas por una terraza que sobresalía hasta 2-3 metros del diámetro de la torre gracias a unas ménsulas de piedra encajadas perpendicularmente a la parte alta del muro que soportaban un suelo de madera.

Se han encontrado estas posibles ménsulas al pie de numerosas torres; y al pseudonurag Albucciu (Malchittu) se conservan ocho en el emplazamiento original. Pero también se ha defendido que su función era puramente decorativa.

El nuraga compuesto

Este tipo de nuraga; aparecido posteriormente; nace de adosar nuevas torres con cúpula a una preexistente. El esquema más simple consiste en dos torres entrelazadas por dos muros ciclópeos que delimitan un «patio» entre ambas.

Las torres adicionales pueden construirse apoyadas a la primitiva; originando un edificio único que las engloba todas. Según el número de torres añadidas y su disposición; se obtienen nuraghi de planta alargada; triangular; rectangular; o pentagonal.

A veces las torres sobresalen lo suficiente para dibujar una planta polilobada; que a menudo deja uno o más «patios» en el interior del edificio.

Los muros tienen excavados en el interior corredores que las comunican; con más de un piso. Estos nuraghi complejos pueden estar rodeados de otro círculo de torres unidas por un muro a modo de recinto amurallado.

El resultado recuerda una fortaleza medieval; lo que ha motivado las interpretaciones de los nuraghi como construcciones militares.

En algún caso el nuraga complejo se proyectó directamente con esta estructura en vez de construirse a partir de un nuraga simple antiguo.

Otros Caracterísitcas constructivas de los diferentes tipos existentes

Los materiales utilizados eran los más cercanos al lugar de construcción. Las canteras que proporcionaban las piedras no eran muy lejanas; por el simple motivo de economizar esfuerzos.

Por ello; encontramos nuraghi construidos con los materiales más diversos; como roca caliza; basalto o roca granito; que también se utilizan para construir los poblados.Nuraghe

Contrariamente a lo que induce a pensar la industria cinematográfica americana; los pueblos de la edad del bronce; como los nurágicos o los egipcios; no desplazaban los grandes bloques de piedra con una especie de carretera de troncos sobre la que los iban deslizando; lo que hacía que; de vez en cuando; algún pobre desgraciado cayera bajo los troncos y muriera aplastado.

Este efecto resulta muy cinematográfico para las películas con sabor faraónico; pero las grandes construcciones egipcias y seguramente también las nuràgiques se hicieron intentando economizar también vidas humanas.

El transporte de las piedras; como está documentado en las escrituras murales egipcias; se hacía sobre una especie de trineos gigantes que permitían un deslizamiento rápido y constante de las piedras; y se cree que algunas de las técnicas utilizadas por los nurágicos no diferían mucho de las que debían utilizar los egipcios; a pesar de que los primeros no han dejado ningún documento escrito ni gráfico que dé más pistas sobre este punto.

En el suelo de la habitación del nivel inferior de algunos nuraghi; hay excavados un pozo o un silo; donde se podían conservar alimentos; fueran líquidos o sólidos. De hecho; estos receptáculos pueden considerarse verdaderos neveras primitivas.

Esta posibilidad de conservación de los alimentos resulta factible; ya que en verano las temperaturas exteriores pueden llegar algunos días a los 40 grados y el mejor lugar para refugiarse en los momentos de máximo calor del verano sardo es en el interior de un nuraga.

hipótesis funcionales

No hay todavía una tesis bastante aceptada sobre el uso al que se destinaban los nuraghi. Hasta los años 70 del siglo XX se aceptaba de forma general que tenían una función civil y militar; de defensa territorial y residencia; siguiendo la interpretación de los arqueólogos (Taramelli; Lilliu).

Pero en 1977 el lingüista Massimo Pittau propuso que tenían una función exclusivamente religiosa; iniciando un debate que aún está lejos de ser cerrado; con defensores y argumentos considerables de cada lado y propuestas alternativas.

Cada vez es más claro que para responder a esta cuestión hay por un lado estudiar más nuraghi (la inmensa mayoría no se han excavado sistemáticamente); y de otra ampliar el campo de investigación; ya que no es posible interpretar estos edificios sin conocer más la organización y las creencias de la sociedad nuragica; sus contactos con otros pueblos y su evolución durante la edad del bronce y el tráfico a la del hierro.

Dejando de lado las teorías pseudocientíficas y las de carácter esotérico o ufológico; se han propuesto un buen número de posibles funciones.

Función civil-militar

Propuesta por el arqueólogo Antonio Taramelli a principios del sigloNuraga militar XX y asumida y ampliada por Giovanni Lilliu hasta las últimas décadas del siglo; basándose ambos en sus numerosas excavaciones; esta explicación fue generalmente aceptada hasta los años 70. Según ellos ; los nuraghi tenían una función de defensa y control del territorio; en una sociedad organizada en clanes.

Analizando la distribución territorial ven sistemas jerarquizados donde los nuraghi; situados en lugares estratégicos (crestas; límites territoriales; lugares de paso como cuellos; vados o cruces de caminos) y conectados visualmente entre ellos; dependerían de un nuraga central que sería al mismo tiempo la residencia del «rey pastor».

Con el tiempo; el nuraga central convertiría más complejo: se transformaría primero en un nuraga polilobat y más adelante sería protegido con una muralla externa; adquiriendo un aspecto y unas funciones comparables a la de los castillos feudales de la Edad Media.

Los defensores de esta teoría justifican que tenía también una utilización residencial (o en otros casos de morada continuado de vigías) para los restos de cerámica de uso diario encontradas dentro o en el entorno inmediato del nuraga.

A favor del uso militar argumentan la estructura parecida a la de las fortalezas medievales; con potentes muros y «bastiones»; agujereados a veces por «aspilleras» y la posible terraza superior sobresaliendo; apoyada en ménsulas; que podría incluso tener matacanes.

Además apoyan su visión de una sociedad clánica y guerrera en los personajes ( «príncipes» y guerreros armados) representados por las figuritas de bronce llamadas «Bronzetti».

Función religiosa-funeraria

En 1977 el lingüista y etruscòleg Massimo Pittau publica «La Sardegna nuragica»; donde defiende que los nuraghi eran templos. Hay señala puntos débiles de la interpretación «militarista» y aporta argumentos a favor del uso religioso.

Señala que durante los tres primeros siglos de existencia de los Nuraga religiosonuraghi no se encuentra en Cerdeña ningún edificio religioso; salvo las tumbas colectivas llamadas «tumbas de gigantes». Al Bronce final; sin embargo; junto con la aparición del nuraga compuesto; y coincidiendo con el abandono de gran parte de los nuraghi monotorre; proliferan nuevas estructuras de culto: templos de pozo; fuentes sacras; templos en «megarón».

En deduce que el nuraga simple es el templo del periodo anterior. Además; hay evidencias de rituales en algunos nuraghi simples a partir del bronce final y son frecuentes los «Bronzetti»; interpretados como figuras votivas.

En contra de la interpretación «militarista» cuestiona la eficacia defensiva de los nuraghi: afirma que las «aspilleras» serían inoperantes; niega que las ménsulas pudieran soportar un parapeto de piedra – él ve una corona decorativa simbolizando los rayos solares-; señala la falta de estructuras que permitieran cerrar las entradas.

Para él la disposición interior del nuraga lo hace inadecuado para los movimientos de los defensores; para sostener un asedio y aún más para el uso residencial (oscuro; húmedo y mal Ventilla).

Además señala que los elementos supuestamente defensivos se encuentran básicamente en el nuraga complejo; pero no en el nuraga simple.

Pero la mayoría de nuraghi son monotorre y el nuraga polilobat no aparece hasta unos tres siglos más tarde; cuando muchas torres están ya abandonadas y hasta veces en ruinas.

Por lo tanto; deduce; no es en el nuraga complejo que habría que buscar su función.

Finalmente; señala los casos en que la distribución territorial de los nuraghi no se corresponde a la red defensiva propugnada por Lilliu.

Para apoyar su tesis; Pittau propone posibles usos cultuales de los elementos del nuraga simple. Además; rastrea las fuentes clásicas; las tradiciones sardas y los topónimos y los analiza lingüísticamente; buscando indicios de antiguos cultos y de procesos de reciclaje o reinterpretación por el cristianismo.

Cree que el nuraga; además del culto solar; podría tener un uso de rituales fúnebres; culto a héroes (que podrían conservarse se embalsamados); ritual de la ‘incubatio’ (dormir en el lugar sagrado para comunicarse con el héroe o adquirir las virtudes); oráculo y otros.

Debate y funciones alternativas

Abierta la polémica; especialistas y estudiosos han tratado de documentar o refutar una de las dos teorías; o proponer funciones alternativas que pueden complementarlas o ampliar.

Argumentos «civiles-militaristas»

El nuraga no es el templo; ya que hay estructuras especializadas
Si el nuraga fuera el templo; la sobreabundancia de nuraghi indicaría una sociedad hiperreligiosa.

En cambio; la red defensiva asociada al territorio del clan y la aparición de sub-centros consecuencia del establecimiento de nuevos núcleos familiares con sus nuraghi explicaría mejor la densidad territorial.

Durante el Bronce medio la actividad religiosa se realizaba en las tumbas de gigantes (culto a los antepasados) y posiblemente en «santuarios naturales» tales como fuentes; ríos; bosques o cuevas. Este culto posteriormente se trasladaría a los nuevos templos de pozo y fuentes sagradas.

Argumentos «religiosos»

La ausencia de templos en el bronce medio y la posterior aparición de estructuras tan elaboradas como los templos de pozo implicaría la conversión de una sociedad «atea» a una de altamente religiosa; que consideran improbable.

La asociación de los nuevos templos a nuraghi demostraría que ya eran lugares sagrados.
El nuraga no puede ser defensivo; hay una cantidad excesiva y se destinan medios desproporcionados.

El uso religioso explicaría mejor el exceso; ya que el valor simbólico y sagrado del templo justifica que se viertan medios por encima de lo que es práctico.

El origen del nuraga parece estar en el túmulo (cuyo derivaría el protonurag); y en el «tholos» de posible importación egea. Ambos tenían función funeraria / religiosa.

Muchos poblados no tienen ninguna nuraga; ya menudo los poblados cercanos a nuraghi se construyen cuando la torre ya está abandonada (Su Nuraxi).

Los poblados asociados a los nuraghi podrían haber sido utilizados sólo en las fiestas religiosas; de acuerdo con una práctica documentada en Cerdeña ya en época romana y aún vigente ( «poblados de romería»).

Función de almacenamiento

La existencia de silos en muchos nuraghiNuraga Simbolico apoyaría un uso de almacenamiento y posterior redistribución de excedentes agrarios.

Está documentado el uso como graneros a la edad media; lo que podría significar que se mantenía una costumbre antigua.

La acumulación y redistribución de excedentes ha sido una de las funciones originales de los primeros poderes centralizados.

Función astronómica

Se han realizado estudios sobre la orientación de las entradas y las «aspilleras» de los numerosos nuraghi; que los relacionarían con puntos astronómicos concretos como la salida del sol en los equinoccios o solsticios; la observación de determinados estrellas y otros.

Muchos monumentos megalíticos (círculos de piedras; túmulos de corredor; etc.) se han relacionado con usos de observación astronómica; cultuales y de calendario.

Función simbólica. Como estructuras que aún hoy en día resultan impresionantes; los nuraghi pueden contener una gran carga simbólica. Además se han encontrado «miniaturas» de nuraga de varios tamaños y materiales (al nuraga Palmavera; el yacimiento de los » Gigantes » de Mont’e PRAM; etc.) que demostrarían un cierto grado de culto al nuraga en sí.

Podrían ser un símbolo del clan; tal vez asociado a un uso como lugar de reunión de los consejos de notables; ancianos; etc.; que el dirigirían colegiadamente.

También podrían tener funciones de marcación territorial y de defensa pasiva; en tanto que demostrarían la capacidad de colaboración; la cohesión social y el poder de la comunidad; y pues disuadirían posibles atacantes o competidores.

Esta es una de las explicaciones que se han propuesto para el fenómeno del megalitismo en general.

Polifuncionalidad

Ante la variedad de argumentos a favor y en contra de las diversas hipótesis también se ha propuesto que los nuraghi hayan tenido diversas funciones.

Evolución en el tiempo. Los nuraghi ha sido utilizados durante más de medio milenio y; pues; su función puede haber evolucionado con el tiempo.

Además se detecta un corte alrededor del siglo XII aC; con el decaimiento del nuraga simple y la aparición del polilobat.

Este corte podría responder a un cambio cultural o de organización social. Algunos han visto un proceso de jerarquización; con aparición de una aristocracia «feudal»; que relacionan con el «Bronzetti» representando personajes con capa; bastón y pequeñas espadas; que interpretan como «cabezas» de clan (el «rey pastor «de Lilliu).

El cambio cultural podría estar asociado a un cambio religioso que desplazara el culto del nuraga los nuevos templos.

O bien los nuraghi podrían adquirir un significado religioso que antes no tenían; siguiendo un proceso de mitificación de sus constructores: modelos de nuraghi; «Bronzetti» votivos figurando guerreros míticos y sobrehumanos (algunos tienen más de un par de ojos; o de brazos que les permiten llevar más armas de lo normal).

Este culto de unos antepasados ​​mitificados podría legitimar una aristocracia que se pretendiera descendente.

En el sentido contrario; los defensores de la hipótesis religiosa optan por el reciclaje de los nuraghi-templo como bastiones ocasionales ya en época de las luchas contra los ocupantes cartagineses; y más tarde contra los romanos.

Funciones compartidas

Los nuraghi pueden haber tenido también desde un inicio más de una función a la vez. Por ejemplo, el político y religioso, en el caso de que el jefe tuviera también un papel sacerdotal.

Igualmente se ha apuntado que en su origen, el fenómeno del templo a menudo se asocia a un mercado, donde el control de los sacerdotes y el carácter sagrado (protección divina) sirven de garante de las transacciones, frente a la ley del más fuerte .

El poder político también puede ir unido a la defensa y en la redistribución de excedentes, y el uso religioso a la función astronómica.

 Variedad de funciones

Otras hipótesis plantean que en las mismas épocas los nuraghi podían tener utilidades diferentes según las comunidades que los construían, o su emplazamiento.

Incluso se ha postulado que en realidad el nuraga no es una «función» sino una técnica constructiva, la de la torre con «tholos», que los nurágicos empleaban para todos los edificios de uso comunitario, tanto fuera la defensa, como el templo, el almacén o el centro de poder.

La progresiva coexistencia de nuraghi monotorre de una planta, de varias, polilobats o con cintura amurallada, asociado o no a poblados sólo reflejaría la progresiva aparición de variantes adaptadas a diversos usos, potencial de las comunidades, materiales constructivos, dificultad o comodidad del emplazamiento, etc.

 

Deja un comentario