Las rocas ígneas se forman a partir de la solidificación del Magma que se ha enfriado. Están formadas por una masa mineral fundida que incluye gases disueltos o volátiles.

Tipos de Rocas Ígneas

Las rocas ígneas o magmáticas son las rocas que se han formado a partir del enfriamiento de un magma. Según las condiciones de enfriamiento del magma se forman tres tipos de rocas ígneas:

  • Si el magma se enfría en el interior de la corteza lentamente se forma una roca plutónica, como por ejemplo el granito.
  • Si el magma se enfría rápido en el exterior de la corteza se forma una roca volcánica, por ejemplo la pumita.
  • Si el magma se enfría cerca de la superficie se forman una rocas hipabisales, por ejemplo el ofita.

Las rocas ígneas componen aproximadamente el noventa y cinco por ciento de la parte superior de la corteza terrestre, pero su gran abundancia es ocultada a la superficie de la Tierra por una capa relativamente fina, pero extensa, de rocas sedimentarias y metamórficas .

Rocas ígneas extrusivas

Las rocas ígneas extrusivas se forman en la superficie de la corteza terrestre por medio del

Rocas ígneas

Basalto, un tipo de roca ignea extrusiva

vulcanismo y también se las puede llamar “rocas volcánicas”.

Se producen cuando el magma llega a la superficie; convertido en lava por desgasificación.

En una roca ígnea extrusiva el enfriamiento es rápido. Esto hace que hace que estas rocas a veces presenten material vítreo, luego, poseen una textura vidriosa (vítrea), es decir, una textura que no presenta cristales (a simple vista) o incluso una textura hemicristalina, presenta algunos cristales en el seno de una masa amorfa.

Hay una gran diversidad de rocas volcánicas que se agrupan en algunos tipos generales: riolitos, traquitos, andesitos y basaltos, entre los cuales existe una serie de rocas intermediarias, al igual que en las rocas plutónicas, y la clasificación de las rocas extrusivas, en la mayoría de los casos , también se hace con base en el diagrama QAPF.

Rocas ígneas intrusivas

Las rocas ígneas intrusivas; en cambio; se forman cuando el magma se enfría a grandes profundidades (dentro de la corteza) o cuando el magma penetra y se enfría a grietas abiertas en masas rocosas. Tambien reciben el nombre de “Rocas plutónicas”.

Sólo aparecen en la superficie después de quitar el material sedimentario o metamórfico que las recubren.

En las rocas magmáticas intrusivas el proceso es más lento que en las extrusivas y están formadas por cristales gruesos y reconocibles, presentando entonces una textura holocristalina. Esto significa que presenta gran número de cristales observables a simple vista.

Normalmente las rocas plutónicas o intrusivas presentan una estructura masiva. Su estructura más corriente es granular, es decir, los minerales se presentan equidimensionales conectados entre sí.

Son el tipo de piedras más abundante; y forman la totalidad del manto y las partes profundas de la corteza. Son las rocas primarias; el punto de partida para la existencia en la corteza de otras rocas.

Rocas ígneas filonianas o hipabisales

Son las rocas que hacen la transición entre las rocas volcánicas y las rocas plutónicas.

Sin alcanzar la superficie, se aproximan mucho a ella y pueden llenar las fisuras de la corteza terrestre. Se forman por enfriamiento del magma en una fisura, otras forman el relleno de las fisuras y fracturas, debido a la presencia de soluciones hidrotermales (de aguas termales) que precipitan los minerales.

Todas las rocas filonianas se encuentran en relación directa con el magma, es decir, con rocas intrusivas. Son ejemplo de rocas filonianas los aplos, los pegmatitos y los lamparos.

Estructuras originales de las Rocas Ígneas

Se pueden distinguir 3 tipos:

  • Plutones, formas masivas originadas a gran profundidad.
  • Diques, constituidos en el subsuelo como rellenos de grietas.
  • Coladas volcánicas, mantos de lava enfriada a la superficie.

Un caso especial es el de los depósitos piroclásticos; formados por la caída de bombas; cenizas y otros materiales lanzados al aire por erupciones más o menos explosivas. Estos elementos dan origen a los conos volcánicos.

Importancia geológica de las Rocas Ígneas

Las rocas ígneas son geológicamente importantes porque:

Sus minerales y su química global dan información sobre la composición del manto terrestre, del que procede el magma que origina las rocas ígneas, y de la temperatura y condiciones de presión reinantes cuando se formó la roca, o de la roca preexistente que se fundió.

Sus edades absolutas se pueden obtener por diversos sistemas de datación radiométrica, y así pueden ser comparadas con estratos geológicos adyacentes, permitiendo una secuencia de tiempo de los eventos.

Sus características se corresponden usualmente con características de un ambiente tectónico específico, permitiendo reconstituciones de eventos tectónicos.

En algunas circunstancias especiales, contienen importantes depósitos minerales, como tungsteno, estaño y uranio, comúnmente asociados a granitos, cromo y platino.