El diamante (del griego Adámas; que significa «apropiado» o «inalterable») es un mineral; alótropo del carbono en el que los átomos están configurados en una variación de la estructura cristalina cúbica centrada en las caras llamada retículo diamantino.

Caracteristicas de los diamantes

Ficha tecnica

Diamante

Fórmula química: C
Color: Cuando no presenta impurezas es incoloro.
Con menor frecuencia tambien se lo puede encontrar en variedades azules, verdes, negros, blancos, rosados, violetas, anaranjados, púrpuras y rojos.
Raya: Incolora
Lustre: Adamantino
Transparencia: Transparente a translúcido.
Sistema cristalino: cúbico
Fractura: Concoidal
Dureza: 10 en la escala de Mohs (Es el material más duro conocido)
Densidad: 3,5 – 3,53 g/cm3
Índice de refracción: 2,4175 – 2,4178
Birrefringencia: Ninguna
Pleocroísmo: Ninguno
Propiedades ópticas: Refractiva simple

La primer Característica del Diamante que mencionaremos es que es la segunda forma más estable de carbono seguida por el grafito.

Dentro de sus carácteristicas fisicas podemos mencionar los extraordinariamente fuertes enlaces covalentes que existen entre sus átomos.

A su vez, posee la una dureza de 10 en la escala de Mohs, siendo el mineral mas duro del planeta.

Tambien tiene la conductividad térmica más alta de entre todos los demas materiales.

Debido a estas dos características del diamante es que tiene una gran importancia en los usos industriales actuales que tiene en herramientas de corte y de pulido.

Estas piedras preciosas tienen unas características ópticas notables. Debido a su retículo extremadamente rígido; sólo los pueden contaminar muy pocas impurezas; como el boro y el nitrógeno.

En combinación con su gran transparencia; esto da como resultado el espectácular e incoloro de la mayoría de diamantes naturales.

Pequeñas cantidades de defectos o impurezas (aproximadamente una por millón de átomos del retículo) colorean el diamante de azul (boro); amarillo (nitrógeno); marrón (defectos cristalinos; verde; lila; rosa; naranja o rojo).

El diamante también posee una dispersión óptica relativamente alta; es decir; una gran capacidad de dispersar la luz de diferentes colores; lo que da como resultado su brillo característico.

Sus propiedades ópticas y mecánicas; junto con un marketing eficaz, hacen que esta piedra preciosa sea una gema popular.

Diamante azul

Este mineral es un cristal transparente de tetraédrico de carbono con los átomos dispuestos en un enrejado formado por los enlaces covalentes (sp3); presenta una estructura cúbica centrada en las caras.

En efecto; el diamante es una de las formas del carbono elemental; la otra es el grafito; físicamente diferente pero químicamente idéntico a esta piedra preciosa.

Mientras el grafito es un material «blando»; el diamante es el mineral más duro que se conoce.

El diamante es carbono cristalizado que usualmente tiene forma cúbica o romboidal. En general es un mineral transparente que a veces se presenta combinado con diferentes colores como el blanco amarillento; rosado; verde o azulado; siendo más apreciada todavía.

El índice de refracción es tan alto que da todos los matices del arco iris. Hay algunos que; al estar manchados de gris o negro; no sirven como piedras preciosas; pero son utilizados en la industria.

Las características geológicas de la formación del diamante son muy diversas. Algunos estudiosos coinciden en afirmar que se creó a grandes profundidades de la corteza terrestre y en consecuencia de presiones y temperaturas muy elevadas; superiores generalmente a los mil grados Celsius.

Otros; señalan que la cristalización de los diamantes en su matriz de kimberlita (un tipo de roca) es producto de la acción de los líquidos en movimiento (sin formar parte del magma original); que más tarde son entregados por la acción glacial y la erosión y depositados después en ríos; barrancos y tierras desgastadas.

Tal vez te interese...

Dureza de los diamantes

Dureza de los diamantes

El diamante es el material natural conocido más duro en las escalas de Vickers y Mohs.

La dureza del diamante es conocida desde tiempos antiguos; y de ahí se deriva su nombre.

La dureza del diamante depende de su pureza; orientación y perfección cristalina: la dureza es más alta por cristales puros y orientados en {111} (a lo largo de la diagonal más larga del enrejado del diamante cúbico).

Por lo tanto; mientras que pueda ser posible de tachar algunos cristales con otros materiales; como nitruro de boro; los diamantes más duros sólo pueden ser rayados por otros diamantes y áridos nanocristalinos de diamante.

La dureza del diamante contribuye a su conveniencia como piedra preciosa empleada en joyería.

Los diamantes naturales más duros; mayoritariamente provienen de los campos del área de Inglaterra; Nueva Gales Del sur y Australia.

Estos cristales son generalmente pequeños; idiomórficos y octaédricos. Su dureza es asociada con la forma de crecimiento del cristal; el cual suele ser un crecimiento cristalino de una sola etapa.

Otras de estas piedras preciosas muestran evidencias de etapas de crecimiento múltiples; los cuales producen inclusiones; y otros defectos en el enrejado cristalino; que pueden afectar a la dureza.

Es posible tratar estas gemas regulares bajo una combinación de presiones y temperaturas altas para producir diamantes más duros que los originales.

El diamante es seguido en dureza por el Rubi cuyo valor es 9 en la escala de Mohs.

¿Quieres conocer mas sobre el Rubí?

Clickea en la imágen para conocer mas sobre esta piedra preciosa

Resistencia de presión

En estudios realizados; se ha comprobado que estas gemas pueden soportar elevadas presiones de hasta 600 gigapascales (6 millones de atmósferas).

Conductividad eléctrica de los diamantes

Algunos diamantes azules son semiconductores naturales; al contrario de lo que pasa con la mayoría de las gemas de la misma especie pero distinto color, los cuales son aislantes eléctricos excelentes.

La conductividad y el color azul se originan por la presencia de impurezas de boro. Los átomos de boro se sustituyen por átomos de carbono en el enrejado de la piedra preciosa; generando un desequilibrio de cargas.

Tal vez te interese...

Propiedades de los diamantes

Dentro de las propiedades del diamente mencionaremos que estas gemas son lipofílicos e hidrófobos por naturaleza; esto quiere decir que la superficie del diamante no puede ser humedecida por el agua pero si por el aceite u otros lípidos.

Esta propiedad del diamante puede ser utilizada para extraerlos empleando aceite cuando se fabrican diamantes sintéticos.

De todos modos; cuando las superficies de estas piedras preciosas son modificadas químicamente con ciertos iones pueden convertirse tan hidrofílicos que pueden estabilizar múltiples capas de hielo a la temperatura corporal (del ser humano).

La superficie de los diamantes se encuentra parcialmente oxidada. La superficie oxidada puede ser reducida por tratamientos de calor bajo un flujo de hidrógeno. Estos tratamientos eliminan parcialmente los grupos funcionales que contienen oxígeno.

Estas gemas minerales (sp3C) son inestables en altas temperaturas (por encima de los 400ºC) bajo presiones atmosféricas.

La estructura cambia gradualmente hasta sp2C por encima de estas temperaturas.

Colores de los diamantes

Diamantes de colores

Este mineral tiene una banda prohibida de 5;5 eV correspondiente a la longitud de onda del ultravioleta de 225 nanómetros.

Esto significa que el diamante puro transmite la luz visible y por ello aparece como mineral incoloro.

Los colores se originan por defectos e impurezas en la estructura cristalina del diamante.

La red cristalina del diamante es excepcionalmente fuerte y sólo los átomos de nitrógeno; boro e hidrógeno pueden introducirse en la gema durante su crecimiento en cantidades relevantes (hasta porcentajes atómicos).

Algunos metales de transición como el níquel o el cobalto; los cuales son empleados para el desarrollo de diamantes sintéticos con técnicas de alta presión y temperatura; se han detectado en diamantes como átomos individuales; con concentraciones máximas de 0;01% de níquel y con cantidades inferiores para el cobalto. y incluso menos para el cobalto.

Virtualmente cualquier elemento puede introducirse en la red cristalina del diamante por implantación iónica.

El nitrógeno es la impureza más común que se encuentra en estas gemas y es el responsable de generar los colores amarillo y marrón en los cristales.

El boro es responsable del color azul de los cristales.

El color en los diamantes puede ser generado por dos fuentes más: la primera es por irradiación (normalmente partículas alfa); que causa el color verde de los diamantes.

La segunda es la deformación plástica de la red cristalina del diamante; la cual genera tonos marrones y; tal vez; colores rosas y rojos.

En orden ascendente de rareza; los diamantes amarillos son seguido por los marrones; los incoloros; luego los azules; los verdes; los negros; rosas; naranjas; lilas y rojos.

Los diamantes negros poseen en su interior muchas inclusiones oscuras que le confieren un color negro.

El color en los diamantes se debe a los defectos e impurezas en su estructura en contraste con aquellos que son puros que se muestran incoloros o transparentes.

La mayoría de impurezas de los diamantes reemplazan los átomos de carbono de la red cristalina aprovechando defectos cristalinos.

El nitrógeno; la impureza más frecuente; produce un color amarillo de suave a intenso dependiendo del tipo y de la concentración de nitrógeno.

El Instituto Gemológico de América clasifica los diamantes amarillos de baja saturación y los diamantes marrones como diamantes dentro del rango de color normal.

Los diamantes de colores menos frecuentes como los azules; los clasifica como diamantes de color lujoso (fancy coloured diamonds).

Estos diamantes pueden alcanzar elevados precios: en 2008 el diamante Wittelsbach de 35;56 quilates (7.112 g) y de color azul; fue comprado por 24 millones de dólares de EE.UU. en la casa de subastas Christie ‘s. En mayo de 2009; otro diamante azul de 7;03 quilates (1;406 g) fue comprado por 6;97 millones de euros.

Estructura cristalina de los diamantes

Los diamantes menudo se dan en forma de octaedros redondeados u octaedros simétricos conocidos como maclas.forma del diamante

Como la estructura cristalina de los diamantes tiene una configuración cúbica de los átomos; tienen muchas facetas que pertenecen a un cubo; un octaedro; un rombicosidodecaedro; un tetraquishexaedro o un hexaquisoctaedro.

Los cristales pueden tener bordes redondeados y poco marcadas o ser alargados. A veces crecen juntos o forman cristales dobles «simétricos» a las superficies del octaedro.

Estas formas y hábitos distintos de los diamantes son el resultado de circunstancias externas diferentes. Los diamantes (especialmente los que tienen bordes redondeados de los cristales) se suelen encontrar revestidos de nyf; una piel opaca similar a la goma.

Tipos de diamantes

La naturaleza ha creado prácticamente todos los colores imaginables en diamantes. Cuando combinamos los atributos, ese color puede aparecer en función del tono y la saturación.

Las variaciones a continuación describen el tipo de diamantes naturales que se pueden encontrar, siendo algunos mas raros e infrecuentes que otros.

Diamantes marrones

El primero de la lista, de sutiles tonos beige a ricos coñacs, los diamantes marrones son el nuevo clásico. Sus tonos dorados los convierten en una alternativa más suave que el diamante incoloro, y su color los convierte en la opción perfecta para las joyas de moda con un toque contemporáneo.

Los diamantes marrones ganan su apariencia a partir de los sutiles cambios de alineación en los átomos de carbono de los diamantes por el calor y la presión en la tierra.

El término científico gemológico que describe este fenómeno se denomina «distorsión atómica». Este es también el fenómeno que da la apariencia de color a los diamantes de color natural rojo, rosa y púrpura.

Los diamantes marrones se encuentran generalmente en África, Australia, Brasil y Rusia.

Diamantes naranjas

El Nitrógeno es también la causa del color en los diamantes de color naranja. La diferencia está en cómo los átomos de nitrógeno se han dispuesto entre la estructura atómica de carbono de los diamantes.

La cantidad de nitrógeno y su posición en la piedra, y los agregados de nitrógeno dentro del carbono, determinarán la fuerza y la pureza del color.

Los diamantes de color naranja natural generalmente son modificados por amarillo, marrón y algunas veces rosa.

Los diamantes naranjas sin modificación de color secundario son extremadamente raros.

Diamantes negros

Los diamantes negros naturales no son raros o valiosos. A lo largo de los siglos, los diamantes negros se han utilizado principalmente para fines industriales.

En los últimos años, los diamantes negros se han utilizado con mayor frecuencia en la joyería de moda. Hay más diamantes negros tratados que naturales en el mundo de hoy.

El diamante negro natural ideal sería totalmente opaco y tendría pocas grietas en la superficie. El diamante negro natural más famoso de la historia es el diamante Orloff de 67,50 quilates.

El diamante negro natural ideal sería totalmente opaco y tendría pocas grietas en la superficie. El diamante negro natural más famoso de la historia es el diamante Orloff de 67,50 quilates.

Diamantes blancos

Los diamantes blancos a menudo se denominan en el comercio como diamantes «opalescentes», y no deben confundirse con diamantes incoloros.

Su apariencia puede ser translúcida, no brillante, como una nube delgada a opaca, como leche entera o crema. Cuanto más opaco y blanco puro es el color, más rara es la piedra.

La apariencia de esta blancura es causada por miles de millones de inclusiones blancas dentro de la piedra que evitan que la luz se absorba y se refleje.

Los diamantes opalescentes pueden ser modificados por verde, azul, rosa, marrón y gris. No hay ninguna mina específica de la que provengan estos diamantes.

La apariencia de esta blancura es causada por miles de millones de inclusiones blancas dentro de la piedra que evitan que la luz se absorba y se refleje.

Diamantes grises

Los diamantes grises existen desde una apariencia sutil, casi incolora hasta un negro transparente. Su aparición es causada por el hidrógeno atrapado en el carbono del diamante durante su formación en la tierra.

Estos diamantes se pueden encontrar en la mayoría de las minas se encuentran diamantes.

Diamantes amarillos

Representan la mayor variedad y selección de todos los diamantes naturales. También se puede encontrar combinando con tonos modificados o secundarios de marrón, naranja y verde.

Los diamantes amarillos se encuentran en la mayoría de las minas de diamantes en todo el mundo. Las fuentes más importantes son Sudáfrica, Australia, Canadá y Rusia.

Los diamantes amarillos son originados por el elemento nitrógeno que se captura en la estructura del diamante de carbono durante su desarrollo en la tierra.

Cuanto mayor sea la cantidad de nitrógeno en los patrones correctos, más fuerte será la saturación y la apariencia del color.

Diamantes verdes

Los diamantes verdes naturales durmieron por eones junto a un elemento radioactivo (uranio) que alteró la estructura atómica del diamante para que pareciera verde.

La proximidad, la intensidad de la radiación y la duración del tiempo expuesto determinarán las caracteristicas de un diamante de este color.

Un corto período de tiempo daría un color verde pastel. Un largo período daría un color verde fuerte. Un período demasiado largo convertiría el diamante en negro.

Los diamantes verdes naturales pueden encontrarse con tonos amarillos, azules y grises y también pueden ser de color menta puro.

Los diamantes verdes se encuentran en varias minas en África, Brasil, Venezuela y Guyana.

Diamantes azules

Los diamantes azules naturales son causados por el elemento boro atrapado en la red de carbono que formó el diamante durante su crecimiento en la tierra.

Dependiendo de la cantidad de boro y su posición en la matriz de carbono, un diamante azul puede aparecer azul cielo, como un color pálido a azul profundo como el océano.

Los diamantes azules pueden tener colores y tonos de modificación como el verde y el gris.

Durante el siglo pasado, la mayoría de los diamantes azules naturales provienen de la mina Cullinan en Sudáfrica.

Diamantes rosas

Los diamantes de color rosa natural ganan su apariencia a partir de sutiles cambios de alineación en los átomos de carbono de los diamantes.

Las disposiciones de los átomos en el cristal del calor y la presión en la tierra determinarán el color en que se convertirá.

Esta es la misma anomalía estructural que hará que un diamante aparezca rojo, púrpura. o marrón Los diamantes de color rosa natural existen desde tonos pastel y rubor como la flor de cerezo hasta la saturación fuerte como la fresa.

La mayoría de los diamantes rosados de hoy provienen de la mina Argyle en Australia.

Diamantes rojos

Los diamantes de color natural rojo o rojizo son uno de los colores más raros que existen en la naturaleza.

Pueden ser poseer rastros de morado, naranja y marrón. Estas gemas, como el rosa, el púrpura y el marrón, adquieren su apariencia a partir de sutiles cambios de alineación en los átomos de carbono de los diamantes.

En su mayoría existen en tamaños por debajo de un quilate.

La fuente de la mayoría de los diamantes rojos de hoy es Brasil y la mina Argyle en Australia.

Diamantes morados

Los diamantes morados también son extremadamente raros. La causa del color es la «distorsión atómica», al igual que los diamantes rosa, rojo y marrón.

Se encuentran principalmente en Rusia y posiblemente en Canadá. Esto puede deberse a las condiciones en la tierra en la región ártica del mundo donde se encuentran los diamantes.

Casi todos los diamantes de color púrpura son pequeños en tamaño (por debajo de 1 quilate) y tienen imperfecciones que uno podría ver a simple vista.

Los diamantes morados con mayor frecuencia tienen colores modificados de rosa, marrón o gris.

Diamantes violetas

Un diamante de color natural con un aspecto violeta es extremadamente raro. El color se debe a los átomos de hidrógeno que quedaron atrapados en la estructura del carbono cuando el diamante se formó en la tierra.

Los diamantes de color gris también deben su color aparente a la inclusión del hidrógeno. Es el agregado de átomos y cantidades de hidrógeno que absorben la luz espectral y reflejan el color visual.

Los diamantes de color violeta provienen exclusivamente de la mina Argyle en Australia. Ningún otro lugar ha sido identificado como una fuente.

Los diamantes de color violeta a menudo se confunden con los azules oscuros, ya que su apariencia puede superponerse.

Historia y origen del diamante

El nombre de este cristal deriva del antiguo griego ἀδάμας (Adámas); «apropiado»; «inalterable»; «irrompible»; «indómito»; de | ἀ- (a-); «in-» + δαμάω (Dama) ; «yo domino»; «yo domo».

Se ha usado con frecuencia para simbolizar lo eterno y lo infinito. Antiguamente le conferían toda clase de poderes extraños.

El diamante llegó a Europa muy posiblemente en el tercer siglo antes de nuestra era; quizás como consecuencia de la aparición del imperio de Alejandro Magno; que propició un vigoroso intercambio entre los puertos del Mar Rojo y los de la Costa de Malabar; en la India.

Se cree que los diamantes fueron reconocidos y minados por primera vez en la India; donde hace muchos siglos se podían encontrar importantes depósitos aluviales de esta gema a lo largo de los ríos Penner; Krishna y Godavari.

Los diamantes han sido conocidos en la India desde hace al menos 3.000 años; pero más probablemente 6.000 años.

Desde hace muchisimos años, el diamante se ha coronado como una de las piedras preciosas predilectas del ser humano.

Las civilizaciones orientales conocieron esta gema antes que nadie, especificamente en India quien es en la actualidad el mas grande productor de estas piedras. El quilate es la unidad de peso usada en piedras preciosas y equivale a 205 miligramos.

Formación de los diamantes

La mayor parte de los diamantes naturales se forman a las condiciones de presión y temperatura elevadas que se dan a profundidades de entre 140 y 190 kilómetros al manto.

Los minerales con carbono proporcionan la fuente de carbono; y el crecimiento se prolonga durante periodos de entre 1.000 y 3.000 millones de años; lo que corresponde a aproximadamente un 25% y un 75% de la edad de la Tierra, respectivamente.

Los diamantes son llevados cerca de la superficie de la Tierra gracias a erupciones volcánicas profundas; por magma que se enfría en rocas ígneas conocidas como kimberlitas y lamproita.

Sabias que...
Los diamantes se pueden generar en forma artificial en un proceso de alta presión y temperatura en el que se simulan las condiciones que se dan en el manto terrestre de una forma medianamente aproximada.

Existen varios materiales de similares caracteristicas visuales pero que no son diamantes; que incluyen la zirconia cúbica y el carburo de silicio y menudo reciben el nombre de simulantes de diamantes; se parecen a los diamantes en el aspecto y en muchas propiedades.

Se han desarrollado técnicas especiales para distinguir los diamantes naturales de los sintéticos y los simulantes.

Formacion natural de los diamantes

La formación de los diamantes naturales requiere unas condiciones muy específicas – la exposición de materiales con carbono a una presión elevada; de entre aproximadamente 45 y 60 quilobars; pero a una temperatura relativamente baja de entre aproximadamente 900 y 1.300 ° C).

Estas condiciones se dan a dos puntos de la Tierra:

  • El manto litosférico debajo de placas continentales
  • En el punto de impacto de un meteorito

Formación de diamantes en las profundidades

Las condiciones adecuadas para la formación de diamantes al manto litosférico se dan a una profundidad considerable que corresponde a los requerimientos ya mencionados de temperatura y presión.

En particular, debajo de las placas oceánicas la temperatura aumenta más rápidamente con la profundidad; más allá del abanico necesario para la formación de diamantes a la profundidad requerida.

La combinación adecuada de temperatura y presión sólo se da a las partes espesas; antiguas y estables de las placas continentales en que existen regiones de la litosfera conocidas como cratons.

La estancia larga de los cristales de diamante a la litosfera cratònica les permite crecer más.

Mediante estudios de las ratios de isótopos de carbono (similar a la metodología utilizada en la datación por carbono; a menos que se hace con los isótopos estables C-12 y C-13); se ha demostrado que el carbono de los diamantes proviene tanto de fuentes inorgánicas como de orgánicas.

Estas dos fuentes diferentes de carbono tienen ratios de 13C: 12C considerablemente diferentes. Los diamantes que han llegado a la superficie de la Tierra son generalmente bastante antiguos; con una edad de entre 1.100 y 3.300 millones de años.

Esto representa entre un 22% y un 73% de la edad de la Tierra. A mediados de 2015; científicos rusos descubrieron un nuevo tipo de diamante en la lava del volcán Tolbàtxik; de 3.682 metros; en la península de Kamchatka.

Estos diamantes no se forman al magma; sino que se han creado por los efectos de los gases volcánicos bajo presión y como resultado de la cristalización bajo la influencia de las descargas eléctricas de los rayos.

Formación en cráteres de impacto de meteoritos

Los diamantes también se pueden formar en otros eventos naturales con presiones elevadas.

Se han encontrado pequeños diamantes, conocidos como «microdiamantes» o «nanodiamantes» en cráteres en los que impacto un meteorito.

Estos impactos geeneran areas de choque con una presión y temperatura indoneas para que se formen los diamantes.

Los microdiamantes de impacto pueden utilizarse como indicadores de antiguos cráteres de impacto.

Formación extraterrestre

No todos los diamantes que se encuentran en la Tierra se han originado en este planeta. Un tipo de diamantes llamados diamantes carbonados que se encuentran en Sudamérica y África podrían haber sido depositados por un impacto con un asteroide (no formados por el impacto) hace unos 3.000 millones de años.

Se cree que estos diamantes se podrían haber creado en el espacio; sin embargo en 2008 todavía no existia un acuerdo entre los científicos sobre el origen de los diamantes carbonados.

Algunos de los meteoritos hallados en nuestro planeta presentaban nanodiamantes de formación extraterreste, Se cree que muy posiblemente se hayan originado en supernovas.

Las pruebas científicas indican que las estrellas enanas blancas tienen un núcleo de carbono cristalizado y núcleos de oxígeno.

La más grande que se ha descubierto en el universo hasta ahora; BPM 37093; se encuentra a 50 años luz de la Tierra; en la constelación del Centauro.

Un comunicado del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics describió el núcleo estelar de 4.000 km de ancho como un «diamante».

¿Como llegan los diamantes hacia la superficie?

Las rocas que contienen diamantes son llevadas a la superficie por erupciones volcánicas de origen profundo.

El magma de un volcán como este debe tener el origen a una profundidad a la que se puedan formar diamantes  -150 km o más (tres veces o más la profundidad del magma fuente para la mayoría de volcanes).

Se trata de algo de relativamente raro. Estos cráteres volcánicos; que típicamente tienen una superficie pequeña; se extienden hacia abajo en formaciones conocidas como chimeneas volcánicas.

Las chimeneas contienen material que ha sido transportado hacia la superficie por la acción volcánica; pero que no ha sido eyectado antes de que cesara la actividad volcánica.

Durante la erupción; estas chimeneas se abren a la superficie; resultando en una circulación abierta; dentro de las chimeneas volcánicas se encuentran muchos xenolitos de roca superficial e incluso madera y / o fósiles.

Las chimeneas volcánicas que contienen diamantes tienen una relación estrecha con las regiones más antiguas y frías de la corteza continental (craton).

Esto es porque los cratones son muy espesos; y su manto litosférico extiende a una profundidad suficiente para la estabilidad de los diamantes.

No todas las chimeneas contienen diamantes; y menos en contienen suficiente para que la extracción sea económicamente viable.

El magma de las chimeneas volcánicas suele ser de uno de entre dos tipos característicos; que se enfrían en una roca ígnea conocida como bien kimberlita o bien lamproita.

El magma en sí no contiene diamantes; sino que sirve de ascensor que sube rocas formadas en las profundidades (xenolitos); minerales (xenocrists) y fluidos hacia arriba.

Estas rocas son característicamente ricas en magnesio-contienen olivina; piroxeno y minerales Anfíbol que a menudo son alterados en serpentina por el calor y fluidos durante y después de la erupción.

Determinados «minerales indicadores» suelen darse dentro de kimberlitas diamantíferas y son utilizados como trazadores mineralógicos por los prospectores; que siguen la pista de indicadores hasta la chimenea volcánica que puede contener diamantes.

Estos minerales son ricos en cromo (Cr) o titanio (Ti); elementos que proporcionan colores brillantes a los minerales.

Los depósitos de kimberlita son conocidos como «suelo azul» debido a la parte serpentinitzada más profunda de los depósitos; o como «suelo amarillo» debido a la parte más cercana a la superficie; compuesta por Esmectita; arcilla y carbonatos; y que está erosionada y oxidada.

Regiones ricas en diamantes

Las regiones del planeta más ricas en diamantes son la India; Brasil y Sudáfrica; pero las características del sustrato donde se encuentran son diferentes en cada zona.

En la India; por ejemplo; los encontramos principalmente en tierras arenosas y conglomerados antiguos; probablemente Silurians (que pertenecen al segundo periodo de la era primaria) y masas de los ríos.

En Brasil; en el estado de Minas Gerais; los mantos se encuentran en una roca formada en gran parte por cuarzo y mica; en los estados de Bahía; Goiás y Mato Grosso se encuentran en depósitos dispersos de crecidas y en las arenas de los ríos.

En Sudáfrica, es posible hallar los diamantes en las arenas de los ríos y en depresiones crateriformes del suelo; en una tierra que en la superficie es de color amarillento y ya en la profundidad es gris azulada; constituida por partículas de una roca eruptiva análoga a la serpentina; procedente de la descomposición de una roca de olivino.

Extracción y corte de los diamantes

Extracción y lavado

El proceso de extracción de los diamantes es muy variado; este va a depender de la región en la que se encuentre el campamento minero de diamantes que se desea explotar.

Sin embargo, como norma general, las tareas se dividen en tres etapas:

  1. Eliminación de los elementos estériles (tierra y piedra que cubre la arena diamantífera)
  2. Extracción
  3. Lavado.

Como las operaciones en estas minas son muy costosas (de cada diez toneladas de mena; sólo se extrae un quilate de diamante) las empresas solamente invierten en las areas que les aseguran una extracción exhuberante.

Por lo general, las extensas zonas de terreno son cavadas para conseguir una piedra de una dimensión considerable. Esto explica por qué el diamante tiene un precio tan alto en el mercado.

Diferentes maneras de cortar los diamantes

Un diamante cautiva por sus reflejos. La belleza de su resplandor se debe a que posee un alto índice de refracción de la luz y un gran poder dispersivo: en penetrar; los rayos de luz sufren innumerables reflexiones interiores y la luz blanca se dispersa; volviendo al interior convertida en un abanico de múltiples colores.

Los diamantes y las gotas de agua funcionan como prismas en frenar; en mayor o menor grado; las longitudes de onda (violeta al máximo; rojo al mínimo); haciendo que los colores se extiendan en forma de arco iris .

El magnitud en la belleza del iris de la gema va a depender en una gran medida de como se trabaje la pieza en el corte y el pulido.

Aunque naturalmente los diamantes tienen sus propios reflejos; estos pueden ser mejorados y multiplicados bajo la mano paciente de un lapidario experto.

Por su extrema dureza; el diamante unicamente puede cortarse con otro diamante. Por ello; en el tallado y pulido de la piedra uno de los elementos más importantes es el diamante mismo.

Antes de proceder a cortar; se examina la gema para determinar sus planes de crucero. Después se traza sobre ella una línea que marque el perímetro de estos planes.

Sobre éste se hace una pequeña ranura con una especie de bastón que lleva en su extremo una arista de diamante.

Por esta apertura se introduce una finísima hoja de acero; se le da un golpe seco y la piedra se parte en dos.

Para el cortado; los lapidarios usan sierras circulares de fósforo sobre el corte de las que se pone polvo de diamante mezclado con aceite de oliva; tantas veces como dure la operación (que, a veces, se prolonga durante días dependiendo de el tamaño y la dureza de la gema.)

Pero no todos los diamantes son útiles para la joyería. Cualquier defecto puede sacarlos valor y entonces sólo tienen aplicación industrial.

Generalmente esto sucede con aquellos que presentan en su interior burbujas o partículas extrañas; o bien; con los que están irregularmente formados o pobremente coloridos.

Variedades de diamantes

El diamante presenta diferentes variedades; sobre todo basándose en el color; aunque no todos los colores constituyen una variedad por sí mismos.

El bort es una variedad de diamante que no puede ser empleado como gema por su forma; su tamaño; el color; los defectos o las inclusiones.

También se encuentra como agregado cristalino ya menudo se rompe en material más fino. El diamante nano-policristalino es una variedad completamente transparente; policristalina y sintética que consiste en cristalitos de diamante nanométricos orientados de manera aleatoria.

La stewartita es una variedad magnética y ferruginosa, originalmente descrita en una chimenea de Kimberley (Sudáfrica).

Carbonado

El carbonado es la variedad más conocida del diamante. Su nombre proviene de su semejanza con un carbón poroso.

El término fue acuñado por los portugueses en Brasil. Es una variedad masiva y opaca que puede ser gris; marrón o negra.

Suele emplearse como abrasivo y en sondeos (para facilitar la perforación de los materiales). Hay controversia sobre su origen e incluso algunos científicos han propuesto un origen extraterrestre para los carbonados.

Este origen fue propuesto a partir de las elevadas cantidades de nitrógeno e hidrógeno. Los carbonados se encuentran sólo en Brasil; en la República Centro-africana; en Indonesia; Venezuela y Rusia al contraria de los diamantes «normales»; los carbonados no se encuentran nunca asociados a rocas volcánicas explosivas (kimberlitas).

Usos del diamante en la industria

Hay dos tipos de diamantes usados ​​de forma común en la industria:

  • El carbonado
  • El ballas.

Anillo de diamante

El primero presenta un marcado principio de cristalización con un gran número de puntitos blancos luminosos.

El ballas es de forma pseudo-esférica y superficie granulenta. Debido a su increible dureza es virtualmente imposible lapidarlos.

Estos diamantes son usados en la fabricación de escarpes y muelas para pulir herramientas.

A su vez, tambien son utilizados para realizar perforaciones en los pozos petrolíferos y para realizar cortes a diversos tipos de piedras.

Diamantes artificiales

Durante muchisimos años se intento formar diamantes de manera artificial. Sin embargo, en 1954 la empresa General Electric dio origen a auténticos diamantes, de un tamaño muy pequeño, pero reales al fin.Diamantes sinteticos

Lo consiguio exponiendo un elemento carbonoso rico en grafito mineral a elevadas temperaturas (Aproximadamente 2.899 ° C) y fuertes presiónes (más de 100.000 atmósferas, aproximadamente a la que se cree que existía en las profundidades de la corteza terrestre cuando se formaron los mantos diamantíferos)

Desde ese momento, se fabrican diamantes de origen artificial a gran escala. Son usados mayoritariamente en el ambito de tipo industrial. Sin embargo, también se forman  diamantes para su uso en joyerias.

El precio de estos diamantes hechos de forma industrial es muchisimo mas bajo que el de uno extraido de la tierra, siendo que el sintetizado en fabricas posee caracteristicas practicamente identicas a las gemas mas puras que se pueda encontrar en una mina.